Nuestro profundo agradecimiento a Guillaume Dambier, hijo del insuperable Georges Dambier, fotógrafo de moda en 1940-50, por cedernos estas maravillosas imágenes de su padre.